Cementerio San Isidro Madrid

febrero 24, 2015 Desactivado Por Belén Iglesias Martínez

El cementerio de San Isidro en Madrid se encuentra situado en el barrio de Carabanchel, uno de los barrios más conocidos de la capital. En origen fue construido a modo de ampliación del cementerio de San Pedro y San Andrés, pero en la actualidad se le conoce bajo el nombre de Cementerio de San Isidro.

El cementerio de San Isidro es uno de los más bonitos de toda la provincia ya que cuenta con algunos monumentos histórico-artísticos de gran relevancia e interés turística. De hecho el cementerio ha sido definido como Conjunto Histórico e incluido en el catálogo de Bienes de Interés Cultural en el país.

Historia del cementerio San Isidro Madrid

El cementerio de San Isidro se encuentra ubicado en una localización bastante bien posicionada ya que se sitúa en la ribera derecha del río Manzanares, localizándose entre dos puentes: el de Segovia y el de Toledo.

El cementerio comenzó a construirse en el año 1811 y tan solo tres años más tarde, en 1814, fue consagrado. Desde sus más inmediatos inicios el cementerio se convirtió en uno de los preferidos por las familias nobles y ricas de época decimonónica.

De esta manera la aristocracia, los burgueses y los más importantes políticos comenzaron a comprar terrenos en el cementerio en los que encargaban a los artistas más reputados la construcción de sus monumentos funerarios. Estos consistían en construcciones arquitectónicas y escultóricas completados con trabajos de forja, cantería, esmaltes y vidrieras.

Turismo en el cementerio San Isidro Madrid

Como resultado del proceso constructivo del siglo XIX en la actualidad el cementerio cuenta con monumentos artísticos impresionantes que conviven con árboles centenarios que convierten a este cementerio en uno de los más bonitos de toda Europa. Desde hace varios años se han comenzado a desarrollar visitas turísticas al cementerio en el que se enseñan algunas de las construcciones más bonitas y se enseñan algunos de los lugares de enterramiento de las personalidades más notables de la historia de España.

Este tipo de visitas no solo consiguen poner de manifiesto la importancia histórico-artística del cementerio sino que además ayudan a que todos los visitantes conozcan una parte importante de la historia de los siglos XIX y XX. A través de la visita a las tumbas y monumentos funerarios los visitantes pueden ahondar su conocimiento en la relación de la cultura con la muerte: cómo los madrileños de los siglos XIX y XX concebían el paso a la otra vida y los ritos funerarios que se llevaban a cabo.

Imagen (cementerio): cocoparisienne, Pixabay