Descubriendo la ciudad de Santa Cruz de Tenerife

diciembre 4, 2015 Desactivado Por Fausto Ramírez

Santa Cruz de Tenerife, capital de Tenerife, está situada al noreste de la isla. Su agradable clima y sus zonas comerciales al aire libre hacen de ella una ciudad perfecta para pasear y disfrutar de un día de compras. Entre sus avenidas en los parques, se esconden esculturas de artistas del tamaño de Henry Moore y la antigua ciudad ofrece edificios históricos como la Iglesia de la Concepción o el Palacio de Carta. Una parada gastronómica en la calle de La Noria es indispensable.

Autor: andreas1962-Pixabay

Autor: andreas1962-Pixabay

La ciudad histórica de Santa Cruz se completa a la perfección con grandes obras arquitectónicas del siglo XXI, como el Auditorio de Tenerife, el recinto ferial o el TEA, Tenerife Espacio de las Artes. Una visita a estos edificios puede ser el complemento ideal de un día de relajación en el Parque Marítimo de César Manrique, en la misma zona, donde es posible disfrutar del sol y de la piscina los 365 días del año.

Santa Cruz es una ciudad animada y alberga uno de los puertos históricamente más importantes del océano Atlántico. La ciudad se desarrolló rápidamente en el siglo XIX, porque las flotas que partían para las Américas se detenían con frecuencia. Hoy en día, es un enjambre vibrante y cosmopolita, lleno de lugares interesantes que se deben visitar, con una arquitectura de atractiva y muchos lugares para hacer compras, así como excelente restaurantes. El puerto es la pasarela hacia el continente español y una parada para los cruceros antes de dirigirse hacia el Caribe.

Existe una manera sorprendente de explorar la ciudad, tomar un autobús de techo descubierto desde donde se pueden descubrir los monumentos más importantes que se encuentran en el camino. Entre la riqueza cultural de Santa Cruz se encuentra el Parlamento de Canarias, diferentes facultades de la Universidad de La Laguna y el excitante barrio comercial de la Plaza de España, frente al mar y que conduce hacia la plaza de Candelaria, donde se pueden comprar marcas internacionales de todo tipo. La oficina de turismo se encuentra en la ciudad y se puede acudir para adquirir un mapa del centro, un plano de las calles y encontrar otro tipo de informaciones interesantes para los turistas.

Cada año, con la llegada del carnaval, en febrero o marzo, Santa Cruz se convierte en una ciudad festiva. Durante semanas, calles y plazas se transforman en un enorme festival. La gente vuela desde todas las partes, y acuden disfrazadas con trajes coloristas, donde la música y el baile son los reyes de la noche. Santa Cruz también tiene la playa de Las Teresitas, una playa virgen absolutamente magnífica, con palmeras plantadas alrededor de la vasta extensión de arena dorada. Esta playa está debajo de las montañas de Anaga, que protegen la bahía del viento. Las aguas turquesas son agradables y tranquilas, y se puede jugar al voleibol, participar en cursos de aeróbic, o simplemente tomar el sol en la arena.

Estas son las razones principales de por qué muchos turistas vienen aquí cada año, independientemente de donde se alojen en el resto de la isla.