Estambul Guía Turística

imagen guia de estambul panoramica
Panorámica de Estambul, ozguriks, Pixabay

Continuamos con nuestra serie veraniega sobre Estambul, esta vez recopilando informaciones sobre algunos de los sitios que no te puedes perder al visitar la ciudad. Disfruta de esta guía turística sobre Estambul!

Estambul y la Torre Gálata, no todas las reliquias arquitectónicas son religiosas

Estambul es una de las ciudades con mayor arquitectura cultural, siendo declarado como patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1985. Muchas de las estructuras más resaltantes de esta localidad tienen inclinación por la economía y la religiosidad. Son vastas las cantidades de iglesias, basílicas y mezquitas que denotan en el paisaje de la ciudad. También resaltan construcciones como el Gran Bazar, que hasta el día de hoy y por cientos de años ha funcionado, siendo uno de los principales centros de comercios de la localidad.

imagen guia turistica de estambul torre galata
Torre Gálata Estambul, maxos_dim, Pixabay

Existen otras estructuras que no representan el carácter religioso musulmán característico de Estambul durante la era medieval y la edad antigua. Una de ellas es la Torre Gálata, también llamada Torre de Cristo por los genoveses pues fue construida durante su gobierno en las tierras que hoy son Turquía. Tiene una altura de más de 66 metros y consiste en un total de 9 plantas. Cuando fue construida, era la estructura más grande de la ciudad.

Específicamente, la Torre Gálata fue construida en el año 1348 como parte de las fortificaciones que rodeaban la ciudadela Gálata. La torre junto a las fortificaciones tenían el propósito de defender en caso de invasión y guerra. La torre fue destruida durante el trascurso de la cuarta cruzada, para luego ser reconstruida durante el periodo otomano, con la intención de usarla como torre de vigilancia.

En 1960, se realizó un trabajo de reconstrucción de la torre que incluyó la sustitución de las escaleras de madera internas por unas de hormigón y se convirtió en un elemento turístico abierto a la visita del público. Un hecho histórico curioso relatado por el historiador Evliya Celebi, habla de unos otomanos estudiosos que lograron planear desde esta torra hasta las colinas de Uskudar en la zona de Estambul que ya es parte de Asia occidental.

La mezquita azul, un lugar de culto construido para apaciguar al Dios Alá

Estambul es una de las ciudades que llegó a ser más influenciada por el cristianismo de la edad antigua. El imperio romano que gobernaba la mayor parte del mundo conocido en épocas anteriores al nacimiento de Cristo, dejó marcada su huella de alguna manera en los lugares que llegó a gobernar. La arquitectura es uno de los elementos que más fue influenciada por el cristianismo, y en Estambul existen gran cantidad de edificaciones cristianas que hoy son un tesoro cultural.

foto estambul guia turistica mezquita azul
Mezquita Azul Estambul, falco, Pixabay

Las mezquitas son una de las formas más comunes de lugares de culto en Estambul, y una de las más comunes es la Mezquita Azul o Mezquita del Sultán, situada frente a la iglesia de Santa Sofía. Fue diseñada inicialmente por el arquitecto Sinan, siendo la única en toda la ciudad en poseer 6 alminares. Una de las posibles razones de la palabra ‘azul’ en su nombre puede deberse a que la entrada de luz sin ningún tipo de sombra ilumina una serie de bellísimos mosaicos de color azul, dotándole de una magnifica atmosfera.

La razón de su construcción tiene relación con el resultado de las guerras contra el imperio safávida, la cual resulto negativamente. El sultán Ahmed I que gobernaba en esa época, decidió construir la mezquita para apaciguar a Alá. Históricamente fue la primera mezquita imperial, construida a lo largo de más de 40 años. La construcción de la Mezquita azul se documentó detalladamente en una serie de libros que suman 8 volúmenes que actualmente se encuentran en una de las bibliotecas del palacio de Topkapi.

A pesar de que el sultán Ahmed I fue quien inició la construcción de la mezquita, no fue terminada en su mandato sino en el del siguiente emperador musulmán llamado Mustafá I. Hoy en dia se considera como una de las más importantes de Turquía, junto a la mezquita Hagia Sofia.

Museo de Santa Sofía, Una mezquita antigua que revolucionó la arquitectura bizantina de su tiempo

Estambul es una localidad con grandes reliquias arquitectónicas, gracias a que tuvo una gran influencia de una de las culturas más grandes que ha tenido la humanidad. Su pertenencia al señorío romano y al haber sido capital de imperio, puso la localidad en una condición de preferencia en la construcción de grandes estructuras como el palacio de Topkapi, el Gran Bazar y una cadena de Basílicas en culto al cristianismo propio de la era medieval.

Dentro de muchas de estas estructuras está el museo de Santa Sofía. El contexto en el que se hace referencia a este museo es por su antigüedad. De hecho, el museo de Santa Sofía es una Basílica, que funciona como museo desde 1935. Su construcción data del año 360, y funcionó como catedral bizantina ortodoxa hasta 1453. Luego de la conquista del imperio otomano ese mismo año, fue convertido en mezquita, funcionando como tal hasta 1935 en la que fue convertido en museo.

Una de las características más icónicas de esta mezquita es por representar a la arquitectura característica bizantina y su construcción implicó una revolución en este ámbito. La catedral fue considerada como la de mayor superficie en todo el mundo conocido por casi mil años, hasta ser superada por la Catedral de Sevilla en 1520. La catedral fue diseñada inicialmente por el físico y arquitecto Jonio Isidoro de Mileto y del matemático y también arquitecto Lidio Antemio de Tralles.

En 1931, la catedral fue cerrada al público hasta su reapertura como museo el 1 de febrero de 1935. Su función como museo es exhibirse a sí misma como un ejemplo de arquitectura bizantina revolucionaria. En el museo se ilustra a los visitantes sobre las implicaciones arquitectónicas del diseño, y como esto supuso un gran avance en el conocimiento para el diseño de este tipo de edificaciones, agregando datos de como el aprendizaje de la construcción de esta basílica fue modelo de muchas más.

La Mezquita de Fatih, un lugar de culto que se levantó de sus simientes

Las mezquitas son una de las estructuras más comunes en Estambul, debido a la influencia religiosa presente en las etapas más importantes de su historia. Muchos emperadores musulmanes construían estas mezquitas para hacer culto a Alá y usando los botines de las guerras que ganaban, salvo excepciones como la de la Mezquita Azul que se construyó para apaciguar a Alá por una guerra perdida.

En general, Estambul tiene los mejores ejemplares sobre arquitectura de esta índole. Un ejemplo es la iglesia de Santa Sofía, que fue mezquita e iglesia en distintos momentos históricos pero que supuso la base de los métodos de diseño arquitectónicos de las demás construcciones, sean lugares de culto o palacios. Una de las mezquitas que pueden visitarse en Estambul es la Mezquita de Fatih, que fue construida durante el gobierno del sultán Mehmet II Fatih, que significa Mehmet II el Conquistador.

Fue construida sobre las ruinas de la Iglesia Bizantina de los Santos Apóstoles, que además fue reutilizado mucho del material de la vieja construcción. El diseñador de esta mezquita fue Atik Sinan, que de hecho es un personaje poco conocido dentro de la historia otomana. El plan original de construcción incluía el levantamiento de 8 edificios adicionales ubicados alrededor de la mezquita, que consistían en una madraza, una biblioteca, un hospital, un hospicio, un hospedaje de peregrinos, un mercado, un hamam, una escuela primaria y una cocina publica que le daría de comer a los pobres.

La estructura actual de la mezquita no es la original, sino una reconstrucción completa de los cimientos que quedaron luego del terremoto del 22 de mayo de 1766. Curiosamente, había sobrevivido a al menos 3 terremotos previos hasta su completa destrucción en la fecha mencionada. Su reconstrucción ocurrió entre 1766 y 1771 durante el gobierno del sultán Mustafá II y a cargo del arquitecto Mimar Mehmet Tahir.

La cultura turca cuenta con mosaicos autóctonos expuestos a los turistas, y no son religiosos

Estambul es una de las ciudades culturales mundiales, más que por un sentido turístico, es por su vasto patrimonio histórico que ejemplifica una parte resaltante de la historia de la humanidad. Mucho del avance artístico y arquitectónico se produjo durante la época bizantina y otomana, y de los avances científicos ocurridos en Constantinopla, se basaron muchas de las demás estructuras en Turquía y en otras partes del oriente medio.

Muchas de las grandes edificaciones fueron convertidas en elementos turísticos como por ejemplo la basílica de Santa Sofía hecha museo al igual que algunos de los edificios del Gran Palacio de Constantinopla. Uno de estos edificios alberga el Museo de los Mosaicos. Un dato interesante sobre los mosaicos exhibidos, fue que sobrevivieron al derrumbe del edificio en épocas pasadas. El edificio fue prácticamente reconstruido y la mayor parte de estos mosaicos fueron recuperados.

Dentro de los motivos que conforman la colección, son las representaciones de la vida diaria de la época, incluidas escenas de caza, de lucha contra animales reales y mitológicos y batallas entre quimeras mitológicas.

Sorpresivamente, ninguno de los mosaicos tiene influencias religiosas, a pesar de estar en una ciudad marcada por el cristianismo de los imperios otomano, bizantino y latino.

A pesar de su cercanía con otros elementos turísticos importantes como El Gran Bazar y la Mezquita azul, no es usual que el Museo de los Mosaicos del Palacio de Constantinopla reciba muchos visitantes. A pesar de esto, es un lugar que se recomienda para su visita puesto que relata una faceta diferente de Estambul, más alejada de la religiosidad cristiana y más autóctona en cuanto a su función como representación de situaciones sociales reales.

La visita a este museo también da la oportunidad de contemplar las ruinas del complejo del Gran Palacio, que también son por si mismas una maravilla cultural.

One Comment

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar