Fuerteventura en invierno

Entre la muy conocida isla de Gran Canaria, y la isla ecológica de Lanzarote, la isla más cercana de África intenta hacerse un hueco. Aquí no hay contaminación, puesto que se trata del archipiélago menos contaminado del mundo. Fuerteventura dispone de sus propios beneficios, es algo así como estar en Europa, y al mismo tiempo tener un pie en África.

Autor: bissartig-Pixabay

Un clima maravilloso

El clima se puede calificar de ideal. Las temperaturas oscilan entre los 18 y 24 grados de media durante todo el año gracias a la proximidad con el Ecuador y al viento africano, la calima. En Fuerteventura hay 3000 horas de sol al año, y en invierno la temperatura nunca baja por debajo de los 18 grados. El agua varía entre los 19 y 24 grados. Bañarse en pleno mes de diciembre no tiene nada de extraño en Fuerteventura.

Paisajes intensos

Desde la playa salvaje de Cofete a sus valles volcánicos, Fuerteventura es ideal para los amantes de los paisajes exuberantes. La isla reserva bonitas sorpresas como el faro de Punta de Jandía, o sus rutas volcánicas y desérticas muy parecidas a las de México. Tampoco conviene olvidarse de las playas de arena blanca como la playa de Sotavento de Jandía a las Dunas de Corralejo.

Una gastronomía deliciosa

La patata es la reina del archipiélago de las Canarias. Fuerteventura no se escapa a esta regla. Aquí encontramos “papas arrugadas” prácticamente en todos los platos, con pescado fresco, calamares, o carne. Cocidas en agua y luego secadas al fuego, estas patatas se cuecen en agua marina. También se saborean con el famoso mojo rojo, una salsa roja a base de ajo, pimienta, pimentón y sal. Los restaurantes de los puertos adoran servirlo con pescado.

Un aire sano

Fuerteventura cuenta con más de 250 kilómetros de caminos accesibles para el senderismo. El gran pico de la Zarza, con 807 metros, es el perfecto terreno de juego. No hay que inquietarse con relación a las tierras volcánicas, es la única isla del archipiélago donde no hay actividad, y esto desde hace más de 4000 años.

También existen muchas pistas para montar en bicicleta, en realidad más de 150 km. Fuerteventura es ideal para practicar deportes náuticos. Surf, kitesurf, windsurf, snorkeling, paddel, hay para todos los gustos. Hasta tal punto esto es así que el windsurf y el kitesurf disfrutan de una competición mundial en la playa de Sotavento de Jandía, al sur de la isla.

Unos pueblos preservados

De la antigua ciudad colonial de Betancuria a Gran Tarajal, un bonito puerto de pescadores, Fuerteventura ofrece un panel de pueblecitos que han conseguido mantenerse al margen de la construcción de edificios y carreteras. Algunos ofrecen auténticas joyas de arquitectura y de historia. Es el caso de la apacible Pájara, y de su maravillosa iglesia de Nuestra Señora de Regla, o de Ajuy y su Puerto de la Pena, con unos acantilados espléndidos.

Si en invierno la temperatura no baja de los 18 grados, el periodo ideal para visitar la isla sería la temporada que va de septiembre a octubre. Los vientos alisios soplan con menos fuerza en ese momento del año. En cambio, de marzo a agosto, el viento es más fuerte. Esta brisa permanente procede de África y trae calor. En Fuerteventura se le llama calima.

El archipiélago de las Canarias es conocido por parte de los turistas alemanes e ingleses desde hace muchos años, y el verano es una temporada de mucho turismo. Viajar en septiembre permite estar más tranquilos, y pagar menos por los servicios. En efecto, los precios comienzan a bajar a finales del mes de agosto.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar