Historia de Francia

Los tiempos modernos de la historia de Francia comienzan con la caída del Imperio Romano de Oriente y el descubrimiento de América, un verdadero renacimiento cultural que se establece. El arte se pone al servicio de las nuevas ideas innovadoras que ven poco a poco cómo el hombre se va despegando de Dios. A pesar de todo, este periodo ve cómo se desarrolla el absolutismo real y las guerras de religión. La emancipación del hombre llega a su máximo estado con la Revolución Francesa en 1789, que es exportadora de nuevas ideas.

Autor: Tpsdave-Pixabay
Autor: Tpsdave-Pixabay

El Renacimiento

Francisco I es principalmente conocido por ser el vencedor de Mariñán así como por ser el rey emblemático del Renacimiento. La monarquía se refuerza, el reino de Francia es potente, pero debe hacer frente al potente imperio de Carlos V.

El final de la Edad Media aportó un lote de cambios políticos, económicos y sociales. La huida de artistas bizantinos de Italia permitió un redescubrimiento de la cultura grecorromana. Además de los artistas, la revolución cultural se transmite por intermediación de los humanistas, portadores de nuevas ideas. El mundo vive igualmente grandes cambios, revolución copernicana, descubrimiento de América, invento de la imprenta.

El Valle del Loira es el lugar de residencia favorito de los Reyes del Renacimiento. Magníficos Palacios aparecen, rompiendo poco a poco con las fortalezas de la Edad Media. Cada uno aporta su lote de historias y de bellezas arquitectónicas y decorativas.

Las guerras de religión

El reino de los últimos Valois es un periodo romanesco marcado por las guerras entre católicos y protestantes. Este largo conflicto religioso va a dividir el reino y conllevar conjuras, asesinatos y masacres. El poder real se ve debilitado, cogido entre dos fuegos, los católicos del duque de Guisa y los protestantes del clan Borbón-Condé.

En el siglo XVI, la invención de la imprenta y los cambios políticos conducen a una puesta en causa del orden religioso en Europa. Entonces aparecen religiones cristianas que reinterpretan la Biblia. Varios movimientos del protestantismo se desarrollan en Europa conllevando diferentes guerras de religión.

Época contemporánea

A partir de 1789, la época contemporánea se desarrolla progresivamente con las nuevas ideas republicanas procedentes de Francia. Es la época de los Derechos del Hombre, de la democracia y de los progresos técnicos. Pero las guerras napoleónicas y las dos guerras mundiales, provocan que surjan los principios de la guerra moderna, cada vez más mortífera. Este periodo ambiguo, un tanto progresista, y un tanto devastador, se prolonga hasta nuestros días.

La Revolución Francesa

La sociedad de 1789 está al borde de la implosión, la monarquía absoluta refugiada en Versailles es cada vez más contestada por el pueblo de París. Las ideas del Siglo de las Luces aportan nuevas aspiraciones libertarias. Finalmente, la crisis económica del Rey no termina por convencer al pueblo para que rompa el orden establecido del Antiguo Régimen entre nobleza, clero y tercer estado.

La Revolución Francesa se extiende de 1789 a 1799. Se observan importantes cambios sociales y acontecimientos mayores de la historia. Luis XVI guillotinado, la República promulgada en 1792 dejando sitio a un largo periodo de inestabilidad política y a una situación de gran inseguridad.

Bajo la Revolución, la Francia del antiguo régimen se termina, los privilegios de la nobleza y del clero son abolidos. Los gobiernos se encadenan bajo la influencia de asociaciones políticas y periódicos.

Antes de guillotinar a su rey, la Francia revolucionaria entra en guerra contra las monarquías de toda Europa. El ejército francés consigue hacer una amalgama entre la ola revolucionaria y los comandantes del Antiguo Régimen. Así se obtienen algunas victorias interesantes.

La época de Napoleón

Napoleón Bonaparte se aprovecha de la Revolución para efectuar una ascensión social extraña. Brillante general, gobierna Francia tras un golpe de Estado. Se convierte en el emperador de los franceses en 1804 y pasa la mayor parte de su reino en guerra contra las monarquías europeas.

Napoleón reforzó Francia a base de prefectos, concordatos, bancos, Código Civil. Pone fin a la inestabilidad de la revolución y relanza la economía. Más tarde, instala un régimen imperial a imagen de las cortes europeas y basado en la herencia romana.

Napoleón continúa las guerras de la Revolución frente a toda Europa. Gran estratega, sus victorias militares son prestigiosas, como la de Marengo, Austerlitz, Iena, Friedland, Wagram, hasta su derrota en Waterloo.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar