Historia y naturaleza de paseo por Nuévalos

noviembre 27, 2014 Desactivado Por Turista

Transitando la Comunidad de Calatayud, al sureste de la provincia de Zaragoza, se encuentra Nuévalos, un paraíso imperdible de visitar si es que amas la naturaleza.

Foto Zaragoza: © simonlite - Morguefile

Foto Zaragoza: © simonlite – Morguefile

Para que te ubiques está situado junto al embalse de la Tranquera, donde confluyen los ríos Ortiz y Piedra a tan solo 100 km de Zaragoza y a poco más de 200 de Madrid. Agéndalo y si no tienes vehículo particular, podrás llegar en tren y autobús desde varios puntos del país.

En cualquier época del año es la ideal para pasar por Nuévalos pues tiene una temperatura ideal, aproximadamente 12º, y además son muchas las atracciones que encontrarás para visitar. Si quieres podrás tener en cuenta que el 20 de enero se celebra la fiesta de los patrones del pueblo, San Fabián y San Sebastián, y que cada última semana de agosto se lleva adelante la fiesta de la Virgen de los Alvares.

Puntos a visitar

Cascada la Requijada: un bello salto de agua que culmina en un apacible lago. A 1 km desde el Monasterio de Piedra por la carretera hacia Molina de Aragón. Desde el Monasterio de Piedra.

Embalse de la Tranquera: formado por aguas del río Piedra fue construido a fines de los años 50 y tiene una superficie de más de 500 hectáreas. El agua de este pantano se utiliza para el abastecimiento doméstico y, por supuesto, para obtener energía eléctrica.

En el embalse se desarrollan diferentes actividades deportivas acuáticas pero como también son muchas las especies animales que viven en este espejo de agua, gran cantidad de visitantes dedicados a la pesca son asiduos al lugar.

Las Salinas: de origen muy antiguo que data del siglo XIII. Desde su creación fueron administradas por diferentes manos, desde los propios vecinos del pueblo hasta por los monjes del cercano Monasterio de Piedra. En la actualidad se encuentran abandonadas pero son de gran belleza para visitar. Se encuentran en el barranco de Valdehierro tan sólo a 4 km del municipio.

Río Piedra: tiene una longitud de 66 km y nace de la conjunción de diferentes barrancos cercanos a Molina de Aragón. Al ingresar en Zaragoza, forma unos atractivos cañones en la roca caliza llamados como las Hoces del Piedra. Esto es por Torralba de los Frailes y Aldehuela de Liestos.

El río ha sido un natural artista de su valle con roquedos variados, cañones y también pizarras en su tramo bajo. Su nombre se debe a los dichos de que este petrificaba cualquier madero convirtiéndolo en bellas esculturas. En su cauce se encuentra ubicado el Parque Natural del Monasterio de Piedra y es aquí donde el río forma un sistema de cascadas y cuevas por las que se ha acondicionado un paseo y acoge el conjunto monumental del antiguo monasterio cisterciense y el magnífico parque natural que lo rodea.

Museo del Vino: de fuerte tradición vitivinícola, los primeros cultivos de la zona fueron a mano de los romanos, acabados luego por los musulmanes y finalmente recuperados por los cristianos.

Los monjes del Cister que habitaban el Monasterio de Piedra fomentaron la plantación de la vid y por eso es que aquí se estableció dicho museo, con la finalidad de poder contar la historia a los visitantes. En el paseo por el museo podrán observar todo lo referente al proceso a través del cual, los monjes se convertían en eximios enólogos.

Monasterio de Piedra: sin lugar a dudas, el más atractivo de todas los puntos de visita de Nuévalos es este monasterio español aragonés fundado en 1194 por trece monjes cistercienses oriundos del Monasterio de Poblet dedicado a Santa María la Blanca y que fue catalogado como Monumento Nacional en febrero de 1983. Desde mitad del S.XIX se encuentra en manos privadas y puede visitarse en el día e incluso hospedarse en el mismo edificio.

El mismo se encuentra emplazado en un espectacular Parque Natural que se puede recorrer y que deleita por varios kilómetros de senderos por su frondosa vegetación y paisaje. En este paraíso se puede apreciar, a medida que avanza el camino, diferentes saltos de aguas como las Cascadas Trinidad o La Caprichosa, la Gruta Iris o bien la Peña del Diablo o el Lago del Espejo. Si es un admirador de la fauna de la zona también podrán apreciar un espectáculo de aves rapaces. Encuentra más información sobre el Monaterio en su sitio web.

Para completar el paseo, puede visitarse la antigua iglesia de San Julián y Santa Bárbara construida sobre una pequeña ermita y que, aunque actualmente se encuentra en ruinas, se mantiene santificada y se celebran en ella bodas a cielo abierto.

El entorno es maravilloso pero aún no termina el paseo si ha de considerar que es posible pasar la noche en este lugar tan especial. Para ello cuenta con más de 60 habitaciones en el antiguo monasterio que, por ser los antiguos dormitorios de los monjes, se han decorado al más elegante estilo aragonés.

El establecimiento, que ha sido totalmente reformado para mejor atención de los visitantes, cuenta además con una bella piscina, un romántico jardín exterior llamado el “Rincón del Poeta”, una sala de juegos y de descanso, conocida como “El granero” y el “Salón de Don Gaufrido” un acomodado bar, sala de lectura y televisión que además cuenta con wifi, en una sala exterior.

Lo mejor: todo en el mismo lugar

El Monasterio de Piedra es el establecimiento ideal para disfrutar unos días de esparcimiento del mismo modo si lo que estás buscando es reencontrarte con el relax pues cuenta con un spa de más de 500 m2 diseñado exclusivamente para el descanso. La magia de la arquitectura aquí se combina con las luces que iluminan la piscina y del sonido del agua bajo bóvedas del Siglo XII.

También se encuentra disponible para realizar eventos empresariales y particulares, entre los que se destaca que puedes planear tu boda ideal cerca de zaragoza en un ambiente absolutamente místico pero si lo que quieres, además de todo esto, es sorprenderte, entonces no olvides alojarte en el monasterio en noviembre y diciembre para ver la lluvia de estrellas fugaces Leónidas y Gemínidas, un evento natural y cada año más espectacular.