La isla de Formentera

Formentera forma parte de las Islas Baleares, pero su paisaje y otros atributos naturales hacen creer que el visitante se encuentra en una isla griega. Esta es la isla más meridional y la más pequeña de las 4 Islas Baleares que se encuentran a lo largo de la costa mediterránea de España.

Autor: OrsiO-Pixabay
Autor: OrsiO-Pixabay

Los desplazamientos

Formentera es demasiado pequeña para mantener un aeropuerto. La forma más habitual para llegar a la isla es mediante ferry que sale del puerto de Ibiza. El viaje tan solo dura media hora y hace de Formentera un destino de excursión fácil para los turistas que se alojan en Ibiza.

No es necesario disponer de un gran vehículo con motor diesel para visitar Formentera. Tan sólo se necesita una bicicleta para explorar las magníficas rutas de la isla. Hay vehículos eléctricos, respetuosos con el medio ambiente que también están disponibles.

También es vecina de la célebre isla de Ibiza. A pesar de que están muy cerca la una de la otra, Formentera es muy diferente de Ibiza. Evidentemente, también posee kilómetros de playas de arena blanca, pero Formentera favorece menos la fiesta y más bien la tranquilidad y la soledad. Esta es la razón de por qué la mayoría de la gente se ve atraída por esta isla particular. En realidad son aquellos que desean relajación y soledad frente al mundo moderno, para poder cortar y desconectarse de la vida frenética de todos los días.

Las playas de la isla de Formentera

La gente acude a Formentera para disfrutar de sus magníficas playas de arena blanca fina, y de sus aguas que son tan tranquilas como claras. Algunas de las playas de la isla tienen colinas suaves y agua poco profunda, lo que las hace ideales para el baño, incluso para los niños. Si queréis pasar un día de playa inolvidable, os invitamos a ir hacia Cala Saona, una minúscula pero absolutamente magnífica cala que tiene menos de 150 metros de largo.

La tranquilidad ofrecida por las playas de Formentera es también la razón por la cual la mayoría de ellas están designadas como playas naturistas.

La flora marina de Formentera

La extensión de agua entre Formentera e Ibiza forma parte del Parque Nacional de Salinas que también es Patrimonio Mundial de la UNESCO. La región está poblada de campos de algas, también conocidos como praderas de posidonia. Estas plantas submarinas son elementos importantes del ecosistema por razón de su capacidad para filtrar la población y los sedimentos.

No es extraño que el agua de alrededor de la isla esté siempre limpia y cristalina. La vida marina es muy abundante en esta zona, lo que propicia actividades como buceo, pesca, etcétera. Uno de los lugares ideales para hacer submarinismo en Formentera es la playa Migjorn.

Los amantes del buceo pueden disfrutar de grutas y de acantilados de la isla, así como de una visibilidad de 45 metros de profundidad bajo el agua. Si os gusta contemplar pájaros en su estado salvaje, lo ideal es acudir a la reserva natural Es Freus-Ses Salines de Formentera, que se encuentra en la parte norte de la isla. Existe una zona que ofrece protección a más de 200 especies de aves, como flamencos rosas. Otro punto de referencia importante en la isla es el faro de La Mola, que se encuentra en el acantilado en el extremo Este de Formentera.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar