La seguridad en Río de Janeiro

Río de Janeiro es conocido por su violencia, incluso si la seguridad ha mejorado significativamente en estos últimos años. También es innegable que al elegir uno de los hoteles con todo incluído en Río de Janeiro tendrás menos dificultades con la seguridad ya que estarás mucho más tiempo en el hotel.

Autor: Poswiecie-Pixabay
Autor: Poswiecie-Pixabay

La seguridad en Río de Janeiro, algunas recomendaciones

Con el fin de minimizar los riesgos, conviene no perder el sentido común y tomar algunas precauciones de base. Regla número uno, vestirse sin ostentación, no llevar joyas ni accesorios costosos.

Las playas de Copacabana y de Ipanema están vigiladas por la policía, pero los robos ocurren todos los días a pie de playa, incluso a plena luz del día. No conviene llevar objetos de valor a la playa. Y por la noche, tampoco conviene caminar por las playas.

Los autobuses son a veces objetivo de los ladrones. No conviene tomarlos después de la caída del sol, y siempre hay que estar vigilantes cuando se está a bordo del autobús. Por la noche, conviene tomar un taxi para evitar tener que recorrer a pie las calles y playas desiertas. Esta regla se aplica particularmente al centro de la ciudad, que se vacía por la noche y durante el fin de semana, ya que más vale visitarlo entre semana.

Nunca conviene llevar más dinero del que se necesita para la salida, con el fin de no tener que mostrar el fajo de billetes cada vez que se pague alguna cosa. Las cámaras de fotos y las mochilas llaman siempre la atención. Existen bolsas de plástico que camuflan sutilmente lo que se transporta. El estadio de fútbol Maracaná merece la pena, pero tan solo conviene llevar aquello que se requiere para la jornada, y evitar las zonas más expuestas. La seguridad se ha mejorado en las favelas, pero en cualquier caso más vale ir siempre bien acompañado por un guía que las conoce mejor.

Si por desgracia sois víctimas de un robo a mano armada, conviene entregar lentamente lo que os piden. Los ladrones de Río no dudan a la hora de disparar si se les provoca.

En Río, las mujeres que viajan solas pasan desapercibidas. A pesar de que el machismo es un elemento innegable de la sociedad brasileña, es menos manifiesto aquí que en muchos otros lugares de América Latina. El flirteo ocupa un lugar importante dentro de las relaciones hombres y mujeres de Brasil. Esto es recíproco y generalmente está considerado como un juego inocente. Normalmente, basta con expresar el descontento para rechazar a los inoportunos.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar