Museo Británico Egipto

El museo británico, o British Museum, es uno de los museo del mundo que más visitar recibe al cabo del año. Obviamente su popularidad reside en el gran número de obras artísticas que alberga en su interior, así como a la calidad de sus colecciones: artísticas, arqueológicas y etnográficas.

Una de las colecciones que más entusiasmo despierta entre todos los visitantes en la del Antiguo Egipto. Esto no debería sorprender a nadie ya que la civilización egipcia posee ese aire misterioso y enigmático que tanto nos gusta a los turistas de todo el mundo. La mayor parte de las piezas que forman parte de esta colección fueron cedidas al museo por Francia, tras firmar ambos países el Tratado de Alejandría.

Francia, por su parte, se había hecho con esta importante colección durante la famosa expedición de 1798 a Egipto, una expedición capitaneada por el propio Napoléon que se acompañó de científicos y humanistas para conocer todos los misterios del territorio. Con el paso del tiempo la colección fue agrandándose gracias a algunas expediciones inglesas que tuvieron lugar en los últimos años del siglo XIX.

Museo Británico Egipto: qué ver

La colección de momias y arte egipcio del museo británico es una de las más completas del mundo, únicamente superada por las que se encuentran en el propio país de Egipto. En la primera sala de la exposición se muestra, gozando de todo el protagonismo de la sala, a Piedra Rosetta, una piedra de gran importancia histórica ya que gracias a ella fue posible comenzar el estudio de los jeroglíficos y su significado.

Sin embargo la piedra, a pesar de su importancia capital en el campo de la historia en general y de la egiptología en particular, no es más que el inicio de un apasionante viaje que nos llevará a conocer la historia y misterios de la civilización egipcia. A lo largo de las siguientes salas se pueden observar algunas de las obras de arte más magníficas de la época como, por ejemplo, el Coloso de Ramsés II. Las momias son también otro de los mayores atractivos que suelen despertar la imaginación de los más jóvenes visitantes. Las momias se muestra acompañadas de sus sarcófagos y, en ocasiones, del ajuar con el que fueron depositadas.

Por otro lado, la enorme popularidad de la colección presenta una desventaja bastante obvia: tendrás que esperar colas interminables para poder acceder a ella, lo que siempre es una molestia. Aunque puedes estar seguro de que la espera merecerá la pena.

Imagen (cámara funeraria egipcia): Gellinder, Pixabay

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar