Sucesiones en las distintas regiones

febrero 21, 2011 Desactivado Por Javi Uffhofen

El derecho de sucesión varia según el lugar del país o del mundo donde se encuentre localizado el conflicto por lo que las soluciones pueden ser distintas dependiendo de las leyes que rigen en ese sitio. Dentro de un mismo territorio también pueden variar las condiciones de las sucesiones por lo que es necesario contactar a estudios de abogados que no solo tengan especialistas en todas las ramas del Derecho sino en cada ciudad en particular.

Así es muy conveniente contar con la asistencia de abogados en todas las regiones, por poner un ejemplo con abogados en Madrid. Pero no solo de las grandes capitales sino de otros lugares que en muchos casos también tienen sus propias normas que se diferencian de las nacionales, así que habrá que contar con los especialistas en el sitio; si se trata de Oviedo, habrá que consultar a abogados en Oviedo.

En España las sucesiones se contemplan dentro del código civil y se la conoce también como sucesión legitima ya que esta regulada por el estado. Las sucesiones se deben realizar tras la muerte de una persona que no suele causar inconveniente si dejó claramente establecido en un testamento a quien quiere que vayan a entregarse sus bienes.

En cambio si suelen acarrear conflictos en el caso de que sea una sucesión intestada, es decir que la persona fallecida no haya dejado testamento o el mismo sea declarado inválido, que los herederos no sean encontrados, que hayan muerto con anterioridad o que sean incapaces por enfermedad.

En estos caso el código civil suele variar por lo que es fundamental contactar un abogado de la región, ya que no será lo mismo consultar abogados en Murcia si se trata de un conflicto en esa ciudad, que abogados en otro sitio, para que se determine quien será finalmente el heredero de los bienes. Según las leyes generales la ley entregará los bienes primeramente a los parientes del difunto esposo o esposa y toda la línea descendente (hijos, nietos, sobrinos) aunque de no tener ningún familiar vivo al estado nacional o provincial.