Las grandes  ciudades son fuente de millones de empleos y otras oportunidades que muy pocos lugares en el mundo poseen. Pero, también son la principal causa de estrés.