Turismo en Oslo

Oslo es la capital de Noruega razón por la que se trata de la ciudad más poblada del país siendo un imporante centro cultural, administritivo y económico. El turismo en Oslo aumenta año tras año ya que viajeros de todo el mundo están descubriendo las bellezas naturales y artísticas del lugar.

Historia de Oslo

La ciudad fue fundada en el siglo XI, en torno al año 1048 por el rey noruego Harold Hardrâde. Tan solo tres siglos más tarde de su fundación, en el año 1314 la ciudad fue ascendida al rango de capital por el monarca Haakon V. Durante la Edad Media la ciudad experimentó un continuo desarrollo económico si bien sufrió algunas tragedias como los incendios que la asolaron en varias ocasiones. La mayor parte de las construcciones en la Edad Media se realizaban en madera lo que significaba que cuando un edificio ardía existía un gran peligro de que toda la ciudad se consumiese en llamas ya que el fuego se propagaba con facilidad de un edificio a otro. De esta forma la ciudad fue pasto de las llamas en varias ocasiones pero siempre fue muy rapidamente reconstruida.

Más adelante, en Época Moderna, Oslo vio su poder político bastante reducido. Esta crisis política se produjo durante la unión de Noruega con Dinamarca al perder entonces Oslo su papel de capital del país. Durante este periodo la ciudad sufrió bastante ya que debido a los constantes incendios se cambió la ubicación el el siglo XVII abandonando su nombre origianl por el de Cristiania. Sin embargo gracias a la riqueza otorgada por el comercio marítimo y la riqeuza del territoirio en madera la ciuda comenzó a expermientar un importante desarrollo económico y recuperó su rol de capital en el año 1814, cuando se fracturó la unicón entre Dinamarca y Noruega. El siglo XIX estuvo marcado por un desarrolllo urabano muy importante del que aún se conservan la mayor parte de eficios en la actualidad.

Turismo en Oslo: qué ver

Hacer turismo en Oslo es una de las mejores actividades a realizar en la ciudad. Un simple paseo por la ciudad bastará para desfrutar del ambiente de una ciudad cosmopolita. Demás hay un montón de sitios de interés que no te dejarán indiferente.

El primer lugar que deberías visitar es el centro situado en torno a la calle Karl Johans. La ciudad en el siglo XVII fue trasladada y hubicada sobre la fortaleza de Akershus. Se trata de un recinto amurallado del que aún se conservan restos y que merece la pena visitar. Como parte de él podrás visitar un castillo renacentista que fue una reconstrucción del siglo XVII del antiguo castillo que databa de época medieval. En torno a la calle principal también podrás visitar la catedral y el teatro nacional, dos de los edificios más emblemáticos de la ciudad. El resto de edificios que encontrarás en la ciudad no cuentan con demasiados siglos de antigüedad pero merece la pena dedicarles una visita a lugares tan populares como el Palacio Real y el Ayuntamiento.

Si disfrutas de la historia y de los museos debes tomar un barco hasta la península de Bygdoy en la que se encentran tres de los más importantes. El primero de ellos es el museo de los Barcos Vikingos un lugar que realmente merece la pena visitar ya que alberga hallazgos arqueológicos que inlucyen hasta naves vikingas enteras. El segundo es el Museo Fram en el que se relatan las aventuras de los exploradores noriegos. Y por último destaca el museo Kon-Tiki que narra las aventuras de esta embarcación y otras similares. Otro de los atractivos de esta península lo representa la iglesia de manerda del siglo XIII típica construcción de esta época que nos ofrece la imagen de cómo debió ser en su día la antigua ciudad de madera que tantas veces desapareció a causa del fuego.

Si vas a estar varios días en la ciudad deberías reservar al menos una de las jornadas de tu viaje para realizar un crucero a través del fiordo de Oslo. Es una de las atracciones más típicas y turísticas de la ciudad. En ocasiones los viajeros que tratan de escapar de lo más turístico reniegan de este tipo de excursiones pero esta es una de las que claramente merecen la pena a pesar de las grandes aglomeraciones turísticas que pueden producirse en este tipo de atracciones.

Vivir en Oslo

La vida cotidiana y el día a día en Oslo pueden resultar bastante costosos. Se trta de una de las ciudades más caras de Europa. Tanto el alojamiento como el transporte y la manutención en la ciudad resultan bastante caros. Por esta razón si estás planeando hacer turismo en Oslo deberías planificar tu viaje con cuidado aprovechando todas las ofertas y descuentos posibles y elaborando una estrategia orientada al ahorro.

Imagen (Oslo): tpsdave, Pixabay

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar