Turismo rural en Alcalá del Júcar

Alcalá del Júcar está situado en la hoz del río Júcar. Situado sobre una pendiente rocosa, entre su castillo y su río, en muchas de sus calles, las casas se comunican o están directamente enclavadas en grutas naturales.

Autor: PeterDargatz-Pixabay
Autor: PeterDargatz-Pixabay

Conviene ver absolutamente la vista panorámica desde el castillo, todo el recorrido por la gruta fortificada de Agraden, la antigua ciudad y otros atractivos que pueden llevarnos toda una mañana de visita, así que vale la pena alojarse en la región para pasar unos días simplemente fantásticos, por ejemplo en alguna de las casas rurales Alcalá del Júcar.

El Parque Natural

Tan interesante como el paseo por la ciudad es la visita del Parque Natural de la Hoz del Júcar, donde además se puede practicar un turismo activo. Otra bonita excursión es la de subir hasta el Parque Natural de las Hoces del río Cabriel. A lo largo del viaje de vuelta hacia el centro de la península, una idea original es la de pasar el día contemplando la arquitectura modernista y recorrer la ciudad de Albacete. Una alternativa para aquellos que vuelven a la Comunidad Valenciana es la de detenerse en la localidad de Ayora. En Alcalá del Júcar hay una excelente oferta de alojamientos y restaurantes, pero igualmente se puede visitar la ciudad de Albacete.

La ciudad histórica

La unidad de estilo de todo el conjunto urbano, casas blancas adosadas a una roca enorme llama la atención del visitante. Las casas se pierden en grutas que atraviesan la roca hasta el otro lado del Júcar y permiten mantener una temperatura constante durante todo el año. En la ciudad histórica, las Grutas del Diablo y de Masagó son una visita obligatoria en Alcalá del Júcar, y permiten comprender lo que significaba vivir en un tal hábitat natural. Se trata de cavidades construidas en la roca a comienzos del siglo XX para fabricar lugares para palomas y reservas.

Las Grutas de Agraden

Más antiguas e interesantes son las Grutas de Agraden, uno de los raros ejemplos conocidos de gruta fortificada porque, según la tradición, su ambiente cómodo y su protección fácil hicieron de este lugar la residencia del rey moro Agraden. Esta caverna se cita en 1221 por el rey Alfonso VIII, muy unido igualmente a esta localidad de Albacete.

La visita de Alcalá del Júcar se efectúa siguiendo sus calles estrechas y escarpadas que suben hacia el castillo. Desde allí se pueden contemplar unas vistas magníficas sobre las gargantas. El origen de los pueblos sería musulmán, y habrían pasado a manos cristianas bajo el reinado de Alfonso VIII, tras su expansión sobre los dominios almohades. Destaca la gran torre pentagonal, procedente de reformas medievales, y su situación tan espectacular.

Alojamiento en Alcalá del Júcar

La oferta de casas rurales Alcalá del Júcar es muy reducida. La Casa del Herrero es un establecimiento encantador en plena naturaleza que ofrece una estancia cómoda y relajante. Este hotel dispone de bonitas habitaciones acogedoras, insonorizadas, y con todo lo necesario para garantizar una estancia relajante a todos sus huéspedes.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar